jueves, 27 de mayo de 2010

El turquesa es para el verano

Desaparezco largas temporadas o me asomo por aquí de vez en cuando; en otras ocasiones, vengo a diario y, en otras, días sueltos. Ya no prometo nada, siempre acabo haciendo lo contrario. En realidad, ultimamente, ni lo he intentado, es lo que tiene ser madre trabajadora, siempre esa parte de mí hace que mi cabeza no funcione como debe porque él es mi máxima preocupación.
Cuando decides tener un hijo ni te imaginas lo mal que se pasa cuando lo ves malito y la impotencia que se siente al no poder curarlo, aunque sea un simple catarro o un dolor de barriga.
A mayores, si no va al cole, te ves obligada (si te lo puedes permitir) a descuidar el trabajo y volcarte en él.
Cuando trabajaba en casa, lo podía compaginar perfectamente pero ahora tengo un taller, algo lejos de mi hogar, y es un verdadero lío.
El caso es que, finalmente, mi churumbel está sanísimo y yo vuelvo con triple fuerza.
GRACIAS POR VUESTRA PACIENCIA.

martes, 25 de mayo de 2010

Collar con cornalina teñida

Odio los blogs en las que sus protagonistas cuentan sus penas a todos los que por allí se pasan, dejan al que lo lee con una gran tristeza o, directamente, consiguen que huyan.
Yo me considero una persona con muy buena suerte, pienso que las cosas siempre pasan por algo y que después llegará lo mejor pero la pena es que pequeños problemillas pueden apartarte temporalmente del trabajo, sobre todo cuando se realiza una actividad creativa en la que se necesita tener la cabeza despejada.
Las mujeres de hoy en día queremos hacer demasiadas cosas y el día tiene solamente 24 horas.
Siempre comento lo mismo, lo sé, pero sois muchas las que habéis notado mi ausencia y os debo una explicación: esa ha sido la razón y no el exceso de trabajo, ojalá, y aunque mi crisis blogueras, por el tema de los plagios, sí ha tenido un fuerte peso en mi falta de ganas de pasar por aquí y mostrar mis novedades, no es lo suficientemente fuerte como para que yo abandone este espacio.
Todavía tiene que nacer la persona que me haga rendirme en mi objetivo y ni crisis, ni leches...
¡¡os queda 2n para rato!!
Después de este sermón, vamos a lo que nos interesa en esta ocasión:
Estas bonitas piedras llevan grabados algunos de los motivos del horóscopo chino.
El de arriba, concretamente, ha viajado ya a Castellón para reunirse con su dueña y los de abajo están esperando encontrarse con alguien que los quiera, tanto corresponda su año de nacimiento con su animal o, simplemente, le haga gracia.

lunes, 10 de mayo de 2010

Collares largos para el verano 2010

Durante la temporada primavera-verano del 2009 el complemento protagonista de mi blog fue, sin duda, la pulsera, combinándose en algunos momentos con las gargantillas de cuero.
Contrariamente, desde que he llegado a La Coruña, los collares largos acaparan casi todo mi trabajo y no es de extrañar, ya que saben poner el punto y final a cualquier outfit, aunque sea tan perfecto como el que llevaba Amaya el día de esta sesión de fotos.
Yo, particularmente, recurro muchísimo a ellos, mi look más habitual, cuando hace buen tiempo, suele ser un vestido en color liso, un collar llamativo y sandalias planas, durante el día y de tacón, durante la noche; como estamos en Galicia, siempre llevo una chaquetita de punto, una blazer o una cazadora vaquera para acompañar.
En entretiempo, lo más cómodo es algo como lo que veis en estas fotos: camisa clara, vaqueros, prenda de abrigo y unos zapatos alucinantes, sin olvidarse nunca de...
un collar largo 2n.

lunes, 3 de mayo de 2010

Bisutería con flores

Hace unos días asistí a una comunión, a la que llevé un mono-pantalón de florecitas, discretísimo, como yo; al día siguiente, algo cansada me puse unos pantalones vaqueros, con unas zapatillas nike y una camisa tipo liberty (más flores, vamos). Al volver a coincidir con una de las invitadas, me comenta: lo tuyo son las flores ¿no?, a lo que contesto: pues sí, puedo tener la casa sin barrer pero mi jardín totalmente adornado de ellas y con mi vestuario pasa lo mismo, me atraen con locura.
En una época en la que casi todas nos decantamos por los tejidos lisos de color, yo sigo empeñada en los estampados y, cuando no es así, no dudo en colocarme un complemento florido, como la gargantilla de hoy.
Hay personas que tienen debilidad por los osos o los corazones, otras por las llaves o los candados y yo, no os digo más, pues ya lo cabo de explicar.
¡Las flores me activan!
Tampoco hace falta recargarse y, para disimular, a la pulsera a juego le he colocado un elefantito con trompita para arriba,
¡no vaya a ser!,
así, de paso y sin premeditación, intento engamar esta entrada con la de abajo, dándole un aire más étnico.
Ya no tengo que explicar que las bolitas son semillas, ¿no?.
Si ya sabéis más de materiales que yo, si me descuido.