viernes, 14 de noviembre de 2008

El tren

Han sido pocos días de viaje, pero muy intensos, he conocido a muchas personas, algunas con vidas sencillas, otras muy interesantes y una especialmente horrible; con esta última coincidí en el tren Tarragona-Barcelona, seguramente, os relataré la conversación un día de estos, hoy no, no quiero enturbiar nuestro reencuentro.
Por alguna razón que desconozco, el tren es un medio de transporte en el que se tiende a establecer conversaciones con tus compañeros de viaje con mucha naturalidad, sobre todo cuando se trata de largas distancias.
En la estación, esperando para subir al tren Barcelona- Alicante, conocí a una chica majísima que también hace bisutería, incluso hace sus propias bolas y broches con fimo, aparte de muchas cosas más. Nos citamos en la cafetería del tren y, tomando un café, compartimos nuestras impresiones, intercambiamos direcciones de internet y, por supuesto, muchos otros temas. Siempre en mi línea, la he intentado liar para que abra un blog y, aunque es un poco reacia al tema informático, lo mismo os lo puedo presentar un día de estos. Nos despedimos y volví a mi asiento con muy buen sabor de boca, esperando que pronto se ponga en contacto conmigo.
En mi vagón viajaba un matrimonio de avanzada edad, el hombre se levantó para hacer fotos del horizonte con su móvil y me invitó a acompañarlo- mira, mira qué bonito, me encanta la fotografía, ven a hacer una -y yo obedecí, se debe hacer caso a nuestros mayores; cuando acabamos de hacer las fotos me mostró otra de un anochecer sobre el mar que le había enviado su hijo al móvil, muy bonita.
Después de varios intentos estropeados por el flash (las dos últimas), lo apagué y conseguí una imagen muy curiosa (la primera), donde el interior y exterior del tren se superponen entre si. Puede que las fotos sean malas, lo son, pero al menos tienen su originalidad; yo estoy satisfecha.
P.D.: Tranquilas, esta tarde os pondré un collar monísssiiimoooo, estoy en ello...

11 comentarios:

Portorosa dijo...

Están bien las fotos, son muy curiosas; sobre todo, como dices, la primera.
Y además, así te podemos ver.

Un besito.

M Y T dijo...

Yo utilicé mucho el tren en una época de mi vida con trayecto santiago-vigo o al revés y la verdad es que me encanta, se disfruta un montón aunque lo de hablar con los compañeros de viaje querida es más bien defecto Maceiras jajaja, eres única en eso ;-)....tienes tu problemas para conocer gente juajua (risas y más risas).
Por la tarde entraré a ver que bonito collar nos pones que ya me tardas y a ver si te llega el famoso paquete para ver que cosas has comprado.
Bs.

kikí dijo...

No todo el mundo habla en el tren, aunque tú, conociéndote, no podrías estar tantas horas callada, jajaja.
Yo me monté en ese tren 3 veces y nunca hice amistades.

rosita dijo...

Bienvenida, me gusta la entrada de hoy, interesante y aventurera. Le da al blog variedad :)
Quedé a la 1 con Yoli para recoger mi 2n, ya te diré, estoy impaciente

Nini dijo...

Porto, el truco de que salga mi imagen se debe a que ésta coincide perfectamente con las montañas y, al ser oscuras, me reflejo en el cristal. Cuando el fondo estaba formado solamente por el cielo me resultaba imposible conseguir este efecto, que es el que quería.

Kikíii, yo reconozco que no sé estar callada pero tú...¡ lo mismito que yo, reina!.

Maite, te daré una pista que te interesa: dorado envejecido.

Rosita, espero que te guste.

beatriz oviedo dijo...

Vaya foto chula, Nini.Te ha quedado de lujo
Estoy contigo, para mí viajar en tren es una de las experiencias más cautivadoras. Eso sí, como carezco del "talento social" que tú tienes, yo he de conformarme con sentarme en el tren y ver pasar por la ventanilla los mil y un paisajes

rosita dijo...

Acaba de venir Yoli, es precioso. Ya te iré informando de las opiniones de mis hermanas...

Nini dijo...

Beatriz, es posible que sea poseedora de ese talento social del que hablas, pero te aseguro que, en la mayoría de los casos, yo no inicio las conversaciones.
Creo que es cuestión de físico, tengo cara de sociable, la gente me para por la calle para preguntar por una dirección aunque haya más personas alrededor, si estoy dentro de un comercio me preguntan si trabajo allí y cuando lo hacía podíamos estar tres compañeras pegadas que la pregunta, siempre, me la hacían a mi. LLevo un cartel en la frente que pone "DISPONIBLE".

Nini dijo...

Rosita me acaban de llegar en negro y azul celeste, ya las tenía en verde, blanco y rojo; son ideales. Espero tus noticias.

Portorosa dijo...

LLevo un cartel en la frente que pone "DISPONIBLE".
Jo, yo debo de estar muy mal, porque siempre entiendo cosas rarísimas...

:)
Un beso, Niní.

Nini dijo...

Ja,ja...Porto, cuando lo escribí tuve en cuenta esa lectura, pero hubiese puesto "FÁCIL". "Disponible" quiere decir libre pero el derecho de admisión lo marca una...ja,ja.
Ni estoy disponible, ni libre y menos soy ni he sido fácil; algo de lo que, en ocasiones, me arrepiento...ja,ja.
AVISO: TODO ESTO SON BROMAS ENTRE PRIMOS