martes, 21 de octubre de 2008

Por casualidad

Hace muchos meses, después de un pedido telefónico, recibí por error unas pequeñas anillas de circonitas en dorado envejecido, en ese momento no supe que hacer con ellas, devolverlas resultaba complicado y su tamaño era mucho menor que el de las que yo necesitaba, así que las pobres pasaron a esa caja donde se van quedando todo las compras erróneas.
Hoy, por fin han encontrado una ubicación, y para mi gusto, elegante y original.
Esta pulserita, por supuesto, formará parte de mi creciente colección privada.
¡ A este paso en la próxima mudanza necesitaré alquilar otra furgoneta exclusivamente para mis complementos!

6 comentarios:

echezarreta dijo...

Me gusta mucho el uso que le has dado después de la temporada en la caja de las compras erróneas. Qué de juego te está dando el cuero!!

kikí dijo...

Qué mona!!!
Yo la encuentro un pelín brillante, pero queda bien.

M Y T dijo...

Pues te ha quedado muy bonita, es que la que guarda siempre tiene ;-)

lorena dijo...

me encanta!!!!
preciosa y sobre todo, original

no me extraña que tu hijo tenga tanto talento!!! tiene de quién heredarlo...

me apuntas una de estas para mi segundo pedidín????

besukito

Nini dijo...

Montse tienes razón y yo que lo evitaba a toda costa...
Kikí, yo soy la reina de los brillos, ya lo sabes, aunque hace un año a mí también me horrorizaban las circonitas, es curioso.
Maite, ya lo decía nuestra abuela.
Lore, ya te la guardo con la matriushka.

M Y T dijo...

Pues si, me acordé de abuela cuando lo escribí snif snif
Le sigo dando vueltas a lo del reloj porque si salvo lo de cordón luego habrá que buscar piezas doradas, en fin....un rollo, no?